Español   ·   English

Árbol del Té

A
Árbol del Té

A finales de los años 80 recibímos el trabajo de una editorial española que nos encargó la supervisión de la traducción de un libro de aromaterapia de una autora australiana. Mi sorpresa llegó cuando empezó a mencionar las propiedades de un aceite esencial que hasta el momento era prácticamente desconocido en Europa, el Árbol del Té. Le atribuía unas propiedades curativas, antisépticas y regenerantes para la piel que superaban a esencias como la lavanda o la rosa, las cuales conocía muy bien. Su trabajo sobre este aceite esencial hizo que me interesase por él y me pusiese en contacto con la autora y empresas destiladoras de este árbol de Australia.

Han pasado más de veinte años desde entonces y os puedo asegurar que las posibilidades terapéuticas del Árbol del Té y sus efectos sobre la piel me siguen sorprendiendo cada día. Desde el acné, hasta un dolor de garganta, pasando por un herpes o una picadura venenosa han tenido su solución con el aceite esencial de tea tree. Este trabajo es un resumen de mis experiencias con el Árbol del Té durante los últimos veinte años. Espero que el llamado “curalotodo” australiano os de tantas satisfacciones como me ha dado a mí en todos estos años.

Joan Cano

PEQUEÑA HISTORIA DE ESTE GRAN ACEITE ESENCIAL…

El aceite esencial de Árbol del Té, conocido por su nombre en inglés tea tree proviene de Australia. Este aceite esencial se empezó a conocer a finales de 1700. Un oficial de la marina británica, James Cook, se interesó al llegar a Australia por cómo los aborígenes elaboraban toda una serie de remedios con las hojas de este árbol. Con ella paliaban infecciones y trataban numerosas enfermedades cutáneas. No fue hasta el siglo XX cuando se empezaron a estudiar científicamente sus propiedades. Se constató que sus cualidades antisépticas y bactericidas eran superiores a las del ácido fénico, que era el desinfectante más utilizado en esa época. Pero a la vez concluyeron, y éste es el dato que convierte a este aceite esencial en algo muy especial, que no era tóxico y no dañaba la piel; todo lo contrario, la regeneraba de inmediato. Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados australianos que estaban destinados en las selvas del sudoeste asiático, llevaban en su botiquín una botella de árbol del té. Con ella curaban las típicas afecciones dérmicas tropicales ya que es un milagroso remedio cutáneo.

PRINCIPIOS ACTIVOS

El aceite esencial de Tea Tree posee un efecto antiséptico triple, actúa contra las bacterias, hongos y virus. Es además bactericida, fungicida, antivírico, cicatrizante, antiinflamatorio, desodorante, expectorante y balsámico. Sus propiedades antisépticas, fungicidas y anti-acnéicas están aceptadas y reconocidas por el departamento de sanidad australiano.

El aceite esencial de Tea Tree (melaleuca alternifolia), es un líquido incoloro que se obtiene por destilación de las ramas y las hojas del Árbol del Té. Este aceite está compuesto por más de un centenar de componentes, siendo por orden los principales; el alcohol monoterpénico, terpinen4-ol, seguido del alfa-terpineol, alfa pineno, beta-pineno y linalol. Esta mezcla tan especial de principios activos crea una sinergia con una gran actividad antibacteriana y antifungicida a la que los virus son muy sensibles. Además provocan que nuestras células sanas adquieran una gran resistencia a la penetración viral.

A partir de 1990 el interés científico sobre la actividad antibacteriana del Tea Tree ha provocado numerosos estudios y se ha ensayado su acción sobre un amplio espectro de bacterias con unos resultados extraordinarios. Su resultado ha sido positivo, incluso, frente a bacterias resistentes a antibióticos.

El Árbol del Té que utilizamos en nuestras fórmulas es 100% natural certificado por Cosmos-Ecocert.

 

El blog ecológico

next
prev
Suscríbete a nuestra Newsletter Te explicaremos cositas naturales y estarás a la última de nuestras novedades.