Aceite Esencial de Rosa

Rosa Gallica

12 ml

Obtenido por destilación al vapor de las flores

Principio activo: Citronellol, Geraniol

La rosa, “la reina de las flores”, es conocida como la flor de la mujer por excelencia. Su aceite tiene exquisitas e infinitas propiedades. Las rosas siempre han simbolizado el amor, y suelen regalarse tanto a las esposas como a las madres. En la antigua Grecia se relacionaba con Afrodita, la diosa del amor y la belleza, y en la Edad Media se consideraba como la flor de la virgen. Simboliza la pureza y la belleza femenina.

Es una de las esencias más relacionadas con el aparato reproductor femenino, puesto que regula el ciclo menstrual. Aunque desde hace siglos se le conocen propiedades afrodisíacas, no ejerce un efecto altamente estimulante, como ocurre con otras esencias, sino que actúa sobre la tensión nerviosa, reconforta el corazón y reanima el espíritu, predisponiendo al bienestar y a la autoestima.

Para resumir las infinitas propiedades de este valioso aceite esencial, destacaríamos su poder regenerador, antidepresivo y regulador de los desórdenes del aparato reproductor femenino. Además la rosa posee también una acción muy positiva para reequilibrar la mente (estrés, depresión, insomnio, ansiedad) gracias a sus propiedades de tónico general y antidepresivo.

Uso en masaje: Alivia la depresión, insomnio, frigidez y enfermedades relacionadas con el estrés. Es un gran tónico contra la depresión, valioso para mujeres que tienen falta de confianza en su propio atractivo o que sufren depresión postparto.

Mezclaremos con aceite de almendras, para conseguir un estado de bienestar.

Alivia la tensión a la par que actúa sobre el sistema nervioso.

Uso Facial: Mezclado con argán o rosa mosqueta, su efecto regenerador lo convierte en un excelente antiarrugas.

Modo de empleo: Uso tópico. 

Precauciones: No ingerir, no es tóxico si se aplica por vía cutánea. No es sensibilizante, ni irritante, ni fotosensibilizante. No se recomienda su uso en embarazadas.

Rosa Gallica